This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
  • Global Risk Landscape 2021
Publicacion:

Global Risk Landscape 2021

15 julio 2021

Carlos Rozen, Socio de Consultoría |

Nunca la humanidad ha vivido un proceso de transformación tan abrupto. Y de cambios tecnológicos tan profundos y a un ritmo tan rápido como el que estamos viviendo. Cambios tecnológicos que incrementan la productividad, abren las puertas para la innovación, despiertan nuevos desafíos.  Pero que también castigan notoriamente a los que miran esto desde afuera. A los que no son protagonistas.

Sin embargo, la pandemia “sacudió el tablero” y aportó una elevada cuota de incertidumbre y confusión en el mundo de los negocios. Mostró otras perspectivas.

Formas extrañas de transitar el mundo de los negocios, desde nuestras casas, sin poder salir, menos viajar, con nuestros rostros semitapados y temerosos por nuestra salud. Transformaciones ya no tan planeadas, sino tan intempestivas como necesarias para seguir en la línea de flotación, para llegar a la otra orilla sin perecer. Sin embargo, y sobre todo en nuestra Región Latinoamericana, muchas organizaciones han sucumbido a la crisis sanitaria y hoy son historia. Algunas siguen semiparalizadas. Otras han sabido estabilizarse y algunas que se han visto ampliamente favorecidas, por el tipo de actividad, o por haberse reconvertido en forma exitosa y tenido la sabiduría de hallar la forma de entusiasmar a su gente para afrontar la nueva realidad.

Desde BDO hemos tenido más de un año de intenso aprendizaje acompañando y asesorando a estos líderes para que sus decisiones sean las más certeras, para que puedan asumir la cuota necesaria de riesgo y avanzar de manera ágil, para que sepan elegir la estrategia, procesos, estructura y tecnología adecuada. Para que puedan gestionar su transformación.

Nos enorgullece presentar el presente trabajo que muestra que aquellas organizaciones que han enfrentado el riesgo con la actitud de quienes juegan un apasionante juego de estrategia, son las que han sabido salir más airosas de esta crisis. Han sabido desarrollar rápidamente el mapa de nuevos riesgos y articular no solo mecanismos de mitigación, sino que pudieron ver su “lado B”, es decir la oportunidad.

La pandemia ha demostrado la rapidez con la que pueden escalar las crisis y por qué las organizaciones deben estar preparadas para reaccionar y adaptarse. Que pueden prosperar incluso frente a una incertidumbre masiva al modificar sus prácticas de gestión de riesgo cambiando sus decisiones, su apetito de riesgo. Dicho de otra forma, tomando mejor el riesgo. Solo al ver las crisis como oportunidades para expandir sus capacidades, es posible de abandonar la posición de víctimas argumentando desastres, y abordando un protagonismo que impulsa no solo la subsistencia, sino el crecimiento, incluso mayor al que tenían previo a la crisis sanitaria.

Y esta encuesta nos mostró la lentitud de una gran cantidad de organizaciones para adaptarse a la pandemia, incluso, una lentitud planeada y consciente, esperando “a ver qué pasa” o “qué hacen los demás”. Y sin comprender que no hacer a tiempo es renunciar a la tan necesaria “inteligencia adaptativa” a la que se refería el genial astrofísico Stephen Hawking.

Nuestra encuesta muestra la importancia de gestionar riesgos fomentando nuevas formas de liderazgo basadas en una cultura de alta confianza y poca culpa. Ahora que la crisis está algo más aterrizada, es hora de capitalizar las lecciones aprendidas.

Te invito especialmente a leer este informe, a comprender las últimas tendencias en gestión de riesgos. Sentirás al finalizarlo que valió la pena.