• Un reconocimiento en ascenso

Un reconocimiento en ascenso

Apertura, Por Cecilia Mosto, directora de CIO Creative Investigation El CFO y la comunicación corp. |
Claudio Doller , Socio Internacional. Socio Director del Área Comercial |

03 octubre 2017

Como sucede cíclicamente, la sociedad en su conjunto inicia un camino dominado por reglas totalmente diferentes a las propuestas hasta 2015. Este pareciera estar definiéndose bajo las condiciones de sostenibilidad necesarias para convertirse en un ciclo más largo que corto, porque la que surge es una sociedad dispuesta a escuchar otras condiciones y firmar un nuevo contrato para la legitimación del poder. Uno de los ejes clave de esta etapa lo constituye, sin dudas, la clara intención de restituir a la Argentina al mundo y a las empresas, al mercado. Ambas cuestiones despabilaron a un management por años adormecido y dentro de él, fundamentalmente, impulsaron a la actividad financiera a un lugar protagónico. La era Cambiemos activó rápidamente drivers para su desarrollo y desde Luis Caputo, pasando por Federico Sturzenegger, Javier González Fraga, Juan Curutchet hasta el resto de la avanzada pública, se han convertido en referentes de las primeras planas observando un lugar de privilegio en la agenda mediática. Todos ellos tienen el enorme desafío de recuperar la visibilidad y la confianza de una actividad que, en general, no ha desempeñado un rol estratégico en la economía argentina sino más bien de trinchera y sin ningún objetivo estructural. El issue se ha instalado como uno de los de mayor exposición en sus diferentes formatos tales como endeudamiento externo, bonos a 100 años, Lebac, colocación de deuda provincial, cotización en bolsa, emisión de deuda corporativa. Vienen siendo temas de gran recordación y de preocupación entre líderes y población de alto consumo de información. En este contexto, inevitablemente crece la figura del CFO convirtiéndose en un actor corporativo clave ya no solo a cargo de una gestión de corto plazo, sino también del manejo de una gama de herramientas donde su habilidad profesional puede quedar asociada con una más amplia variedad de atributos. En este sentido, la reputación corporativa comienza a ser un concepto del cual también debe hacerse cargo este nuevo CFO, ya que constituye en parte su responsabilidad. Demostrar solidez financiera no solo a los accionistas, sino a todos los stakeholders, debe ser entendido como parte de su tarea ya que, si bien más en unas industrias que otras, este es un elemento destinado a generar confianza y, por lo tanto, impacto en la toma de decisión de los actores que sostienen el negocio. Nace así un CFO comunicador, con una agenda de temas clave ya no solo hacia dentro de la compañía sino también fuera de ella.

Por Claudio Doller, socio de BDO Argentina Una evolución sostenida año a año Esta nueva edición del premio fue sin dudas una evolución respecto de años anteriores, tanto en lo que se refiere a la cantidad de participantes (en general y en la votación), como al evento en sí mismo, que previo encuentros entre referentes de la profesión. En ese sentido, una característica distintiva del presente año fue la realización de los PRE CFO Summit, con la presencia de actuales CEOs que llegaron a esta posición habiendo sido previamente CFOs. El tema bajo análisis en estos encuentros fue justamente analizar la evolución del perfil profesional del CFO y de cómo un CFO puede desarrollarse hacia posiciones de CEO y/o liderazgo general sobre la organización.

¿Cuáles son, entonces, las características por las que un CFO podría acceder a posiciones de dirección generales? Los puntos en común fueron los siguientes:

Iniciativa y curiosidad: el CFO tiene una ventaja sobre sus pares, ya que el control sobre la gestión lo hace conocer desde una visión central todos los procesos. Ir un paso más allá en tener la curiosidad e iniciativa de conocer los procesos `en real` más allá de su reflejo en los sistemas de información y contabilidad es una característica común de todos los que lograron desarrollarse hacia posiciones de dirección general.

Visión de mediano y largo plazo: el proceso de presupuestación anual suele ser un hito para los CFOs. A la vez, hecho a conciencia, puede ser una buena práctica en camino al ejercicio sostenido de la planificación estratégica.

Trabajo en equipo: el CFO suele necesitar de conocimiento interdisciplinario para entender los procesos comerciales o productivos. Mantener este relacionamiento puede ayudarlo también cuando se llega a posiciones de dirección generales.

Se coincidió también en que es necesario, tanto en quien toma posiciones de dirección general como en la organización, hacer un switcb: entender que el rol cambió y que no se está llegando a posiciones de liderazgo para ejercer el control (habrá otro CFO que lo haga por él). Este es un proceso de aprendizaje gradual, tanto para la organización como para quien asume la nueva posición.

Es de destacar que los atributos más valorados en la votación fueron la capacidad de anticipación, y la visión de mediano y largo plazo. La buena noticia es que el mercado está valorando aspectos de un CFO que en el futuro pueden ayudarlo a desarrollarse en posiciones de dirección generales.

Detrás de eseena El estudio sobre el CFO del año fue elaborado por la consultora CIO Creative Investigation, a partir de una encuesta semi estructurada entre ejecutivos de finanzas de las empresas más importantes, académicos de escuelas de negocios, agentes de bolsa, administradores de fondos de inversión, ejecutivos de compañías de seguros y periodistas especializados. El relevamiento se realizó entre el 26 de junio y el 27 de julio de 2017. La muestra quedó integrada por 198 casos: 160 CFOs de las empresas más importantes del país, 30 administradores de fondos de inversión, agentes de bolsa y ejecutivos de compañías de seguros, y ocho académicos y periodistas especializados. El sistema de relevamiento utilizado fue a través de CAWI (Computer Assistance Web Interviewing) y se utilizó un cuestionario online semi estructurado integrado por dos preguntas cerradas y dos abiertas. El cuestionario quedó integrado por dos partes. En la primera, se definió el peso de cada indicador. Para ello, se solicitó a los encuestados valorar los indicadores que fueron definidos para la elaboración del ranking de manera de poder identificar el peso percibido para cada uno.

Los atributos de un CFO, según la valoración de los encuestados, por orden de importancia:

Administración del riesgo

Capacidad de adaptación

Trayectoria Obtención de resultados recientes

Liderazgo

Manejo de la liquidez en un contexto inflacionario Innovación

Visión de mediano y largo plazo

Generación de confianza entre los actores que otorgan

crédito/recursos financieros Otros atributos mencionados espontáneamente: Adaptación al entorno cambiante y manejo de crisis Disrupción tecnológica Capacidad para preparar la empresa para una expansión en mercados internacionales no tradicionales Compliance Entendimiento del negocio Ética Gestión de talentos Manejo de inversiones, créditos y débitos en moneda local y extranjera Manejo de sistemas de información Negociación Responsabilidad Social Empresaria En la segunda parte, el encuestado debió mencionar a tres personas que, según su opinión, representan mejor cada uno de los aspectos mencionados. Para la elaboración del ranking final, se multiplicó el puntaje que obtuvo cada CFO mencionado en cada indicador por la valoración media del atributo, y luego se sumaron los puntajes obtenidos. Fuente: CIO Creative Investigation. Los otros ejecutivos más votados (por orden de mención) Gabriel Cohén (Pampa Energía) Director Financiero de Pampa Energía desde 2004. Bruno Demaría (Cargill) CFO de Cargill desde 2007. Mario Lalla (Techint) CFO de la constructora de Techint. Pablo Miedziak (San Antonio Internacional) CFO de la petrolera y ex Aerolíneas Argentinas. Matías Avico (Molinos) CFO de Molinos y con más de 10 años en la empresa. Alejandro Urricelqui (Clarin) Desde 1999 está al frente de las finanzas del Grupo Clarín. Marcelo Sajaroff (La Nación) CFO de La Nación desde 1999.