• Trabajadores independientes e impuesto a las ganancias

LAS CLAVES

Diario Crónica del NOA |
Alberto Mastandrea , Socio de Impuestos y Legales |

10 enero 2018

CÓMO BAJAR LA CARGA IMPOSITIVA

Durante el mes de abril y mayo vencerán las próximas declaraciones juradas anuales para personas físicas de este impuesto. Es un momento ideal para recopilar toda la información que nos permita disminuir la carga impositiva.
por Alberto Mastandrea
Durante el mes de abril y mayo vencerán las próximas declaraciones juradas anuales para personas físicas del Impuesto a las Ganancias y, sin lugar a dudas, es un momento ideal para recopilar toda la información que nos permita disminuir la carga impositiva.
Las rentas provenientes del trabajo personal resultan comprendidas en el periodo fiscal 2013, siempre que se hubieran cobrado hasta el 31/12/2013. En otros términos, las retribuciones por trabajos realizados hasta el 31 de diciembre que no se hubieran cobrado a esa fecha serán consideradas rentas imponibles del año 2014. Frente a esto, se presentan algunas dudas:

¿Cuál es el riesgo de no presentar las declaraciones juradas anuales?
La AFIP cuenta con amplísimas facultades para exigirles a los contribuyentes que presenten declaración jurada y luego someterlas a fiscalización. De incumplir con la obligación de presentar declaración jurada al momento del vencimiento, estaremos obligados a pagar una multa de $200. Sin embargo, la consecuencia más importante es que, si no presenta la declaración jurada y estuviera intimado por la AFIP para hacerlo, el Fisco se encuentra obligado a iniciar el proceso de determinación de oficio. En este caso, la multa por falta de presentación de declaración jurada se eleva y podrá oscilar entre el 50% y el 100% del impuesto omitido.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS: TU DECLARACIÓN JURADA

A partir de los distintos perjuicios mencionados (económicos, pena de prisión, imagen, etc.), a continuación abordaremos algunos tips para conocer si tu declaración jurada fue correctamente confeccionada.

¿Cuáles son las claves para confeccionar la declaración jurada del impuesto a las ganancias?
En primer lugar, se debe saber que la AFIP cuenta con una gran cantidad de información de cada uno de los contribuyentes, la cual es aportada por distintos agentes económicos que se encuentran obligados a suministrarla (tales como: entidades financieras, tarjetas de créditos, expensas, colegios privados, registro inmobiliario, registro del automotor, etc.). Por lo tanto, de manera sistémica se encuentra en condiciones de conocer, a priori, si la declaración jurada presentada fue correctamente confeccionada.
Hay ciertos datos que exteriorizamos en los formularios presentados que ponen en evidencia si las rentas declaradas fueron todas las percibidas. Estos datos son:
a) El monto de gastos realizados durante el año (monto consumido). La declaración jurada anual que presentamos requiere que informemos el monto que gastamos durante el año. En general, surge por diferencia y se informa en una sola línea. El monto consumido representa la suma anual que una persona gasta para vivir y, entre los conceptos que lo integran, podemos mencionar:
Tarjetas de crédito.
Gastos pagados con tarjetas de débito.
Gastos de expensas.
Luz, teléfono, gas, agua y alumbrado barrido y limpieza.
Gastos de automóvil (seguros, patentes, cocheras, nafta, etc.).
Gastos de educación (escuela, clubes, talleres, etc.).
Viajes.
Otros.
Si bien informamos un monto total anual por todo concepto (sin suministrar apertura alguna), la AFIP suele tener información previa sobre algunos de ellos, de manera que la primera recomendación que debemos hacerles es que el monto consumido debe ser igual o mayor a los gastos a los cuales el fisco puede acceder por información de terceros. De lo contrario, presumirá que se están ocultando rentas o patrimonio.
b) El patrimonio al inicio y al cierre. Otro factor que pone en evidencia que la declaración jurada no fue correctamente confeccionada, está dado por la circunstancia de no exteriorizar ciertos bienes sobre los cuales el Fisco Nacional posee datos. Para eso, tenemos que considerar lo siguiente:
Moneda extranjera: al adquirir moneda extranjera (ejemplo: dólares estadounidenses), la entidad financiera interviniente se encuentra obligada a solicitarnos ciertos datos personales (nombre y apellido, documento de identidad, CUIT, etc.), los cuales son inmediatamente transferidos a la AFIP. De manera que, si omitimos declarar la compra, el Fisco rápidamente advertirá la inconsistencia (salvo obviamente- que la hubiéramos utilizado y dicha circunstancia pudiera acreditarse) e intimará al socio para que brinde información.
Cuentas bancarias: los saldos de las cuentas bancarias del país y las transferencias al exterior son otros datos en poder del Fisco.
Inmuebles: el registro de la propiedad es otro agente informante. De hecho, anualmente la AFIP cruza los datos informados por los distintos registros con los datos que suministran los contribuyentes. Si de tal cruce el fisco detectara inconsistencias, el socio estará obligado (previo requerimiento) a justificarlas.
Otros bienes: las participaciones en sociedades de cualquier tipo, la compra de inmuebles a través de fideicomisos y la adquisición de bienes registrables (por ejemplo automotor), constituyen datos que se encuentran adicionalmente en poder de la AFIP.
Entonces, la falta de declaración de estos bienes será fácilmente advertida por la AFIP y esto determinará automáticamente que el Fisco presuma que se ocultaron rentas.
c) Las ganancias percibidas durante el año. Una cuestión adicional a considerar es que las rentas percibidas que sufren retención del impuesto a las ganancias son informadas al Fisco. En efecto, el agente de retención, al depositar las sumas retenidas, informa el CUIT del beneficiario, de manera que automáticamente la AFIP toma conocimiento de la percepción de la renta. Por lo tanto, si se omite declarar estas rentas, el Fisco detectará rápidamente dicha situación.

¿Qué conceptos pueden deducirse para pagar menos impuestos? Existen tres tipos de deducciones que pueden disminuir la ganancia sujeta a impuesto. Éstas son:
1. Deducciones personales. Las deducciones personales son sumas anuales teóricas que, por imperio de la ley, pueden deducirse por todos los contribuyentes. Éstas son:
Mínimo no imponible: $ 15.552
Cónyuge: $ 17.280
Hijo -por cada uno-: $ 8.640
Otras cargas: $ 6.480
Deducción especial: $ 15.552
2. Deducciones generales. Por otra parte, la normativa vigente permite la deducción de ciertos gastos efectivamente pagados, sin perjuicio de la actividad realizada por el contribuyente. Para esto, es imprescindible conservar el comprobante que documente el gasto realizado. Éstos son:
Aporte jubilatorio: no existen topes de deducción.
Medicina prepaga: deducible hasta el 5% de la ganancia neta.
Primas de seguro de vida: hasta $996,23 anuales.
Donaciones a entidades exentas: hasta el 5% de la ganancia neta.
Honorarios médicos: 40% de lo pagado o 5% de la ganancia neta, lo menor.
Intereses de préstamos hipotecarios: hasta S20.000 anuales.
Empleada doméstica: hasta un monto anual de $15.552.
3. Gastos vinculados con la actividad. Adicionalmente, podemos deducir todo gasto que sea necesario para obtener, mantener y conservar la ganancia gravada. Para que el gasto sea considerado como tal, debe responder afirmativamente a alguna de las siguientes preguntas:
¿Se trata de un gasto sin el cual no pude obtener los ingresos?
¿Fue un gasto requerido por el tipo de actividad?
Sin llegar a ser imprescindible:
a. ¿Me permite obtener más fácilmente el ingreso gravado?
b. ¿Me prepara para obtener más ingresos gravados?
c. ¿Forma parte de la imagen que debo cuidar o exteriorizar?
d. ¿Es un gasto que no hubiera realizado de no estar en éste medio?
e. ¿Se encuentra vinculado directa o indirectamente con mi actividad?
f. ¿Me promociona para actuales o futuros proyectos?
g. ¿Está vinculado a instalar mi imagen en el medio?
Entre los gastos que responde afirmativa a dichas preguntas, podemos citar por ejemplo-:
Gastos de capacitación (congresos, ferias, cursos, libros, etc.).
Viajes para asistir a eventos vinculados con la actividad.
Cuotas sociales.
Eventos sociales (fiestas, reuniones, participaciones, etc.).
Gastos vinculados a la imagen corporal y/o artística.
Movilidad.
Gastos de representantes, asistentes, colaboradores, etc.
Existen ciertos gastos aquí citados que pueden ser adicionalmente de naturaleza personal. Precisamente, el Fisco intenta defender esa naturaleza para impedir su deducción en el Impuesto a las Ganancias.

¿Se debe cumplir con alguna formalidad para que un gasto resulte deducible?
Como lo mencionamos, para que un gasto resulte deducible debe ser necesario para obtener, mantener o conservar la ganancia gravada. Sin embargo, adicionalmente deberán cumplir con una serie de formalidades,:
a) Los gastos deberán estar documentados a nombre de la persona que pretenda deducirlo.
b) La documentación deberá consistir en la factura legal.
c) Si el gasto supera la suma de $1.000 no deberá pagarse en dinero en efectivo. Los únicos medios de pagos autorizados son:
a. Cheque.
b. Transferencia bancaria.
c. Deposito en la cuenta del tercero.
d. Tarjeta de crédito.

¿Cómo puede pagarse el impuesto que se determine?
Del impuesto determinado, primero debemos restar los anticipos ingresados a cuenta del mismo. A su vez, corresponde restar todas las retenciones sufridas durante el año y, en especial, aquellas vinculadas con viajes al exterior. Una vez determinado el impuesto a pagar (impuesto determinado menos anticipos y retenciones sufridas), el mismo pagarse en tres cuotas mensuales consecutivas con un interés financiero del 1%.